• Religiosidad y creencias Religiosidad y creencias

    La montaña mallorquina no sólo ha sido considerada por escritores y artistas como un lugar cargado de energía y espiritualidad, incluso un contexto proclive a la introspección como se puede ver en algunos poemas neoclásicos y románticos. Las diversas culturas que se han ido instalando en la isla de Mallorca han atribuido un carácter sagrado a determinados lugares o habitantes de la comarca, han venerado las fuerzas de la naturaleza y han edificado [...]

    Leer más »

PAISAJE VIVIDO

/

El conocimiento etnográfico, científico y técnico

PDF

En el año 1869 recala en Mallorca el Archiduque Luis Salvador de Habsburgo-Lorena y Borbón de Austria (Florencia-1847 - Praga, 1915), localmente conocido como s´Arxiduc. Cautivado por la belleza de la costa norte, en el año 1872 compra Miramar y paulatinamente va adquiriendo la mayor parte de fincas situadas entre Valldemossa y Deià. De espíritu viajero y científico, gran enamorado de la naturaleza, construye caminos y miradores en estas posesiones.

En las décadas siguientes, Miramar se convierte en el centro de sus posesiones: allí recibe en todas sus visitas, que se sintieron atraídas por la belleza del paisaje y que se pueden considerar como los primeros turistas de Mallorca: Gastón Vuillier, Bartoli y Cartailhac, Odón de Buen, Roberto H. Chorat, Margarita D´Este, Rubén Darío, Francisco Manuel de los Herreros, Miguel de Unamuno...

El Archiduque se integró con la población local, aprendiendo la lengua catalana e indagando en la cultura tradicional. Como resultado publica, entre otras obras, Rondalles de Mallorca (Cuentos de Mallorca, 1895). Pero la aportación fundamental del Archiduque fue Die Balearen geschildert in Wort und bild (Las Baleares descritas por la palabra y el grabado, 1897), una radiografía completa de la realidad de las Islas Baleares en la segunda mitad del siglo XIX en que describe los usos, costumbres y paisajes del archipiélago balear, poblado y trabajado tan solo por sus habitantes y por algún viajero ocasional.

Al margen de la contribución del Archiduque Luis Salvador al conocimiento de la realidad etnográfica y cultural de la Serra de Tramuntana, cabe destacar la huella de varios investigadores y científicos como François Aragó, Dorothea Bate, Guillem Colom, Emil G. Racovitza y William Waldren, que han contribuido al conocimiento del medio natural de la Serra de Tramuntana y han impulsado la labor desarrollada posteriormente por otros investigadores.