• La fauna La fauna

    La Serra de Tramuntana es una de las zonas menos afectadas por la actividad humana reciente en la isla de Mallorca, lo que ha permitido la supervivencia de muchas especies muy amenazadas en el resto del territorio. El relieve abrupto y las variedades de flora presentes han propiciado fenómenos muy peculiares de radiaciones evolutivas que han resultado [...]

    Leer más »

PAISAJE NATURAL

/

Los elementos físicos fundamentales

PDF

La descripción del contexto físico y natural en el que se ha desarrollado el paisaje cultural de la Serra de Tramuntana es el primer paso para poder comprender los factores naturales que han condicionado el desarrollo social y económico de los pueblos y habitantes de la Serra de Tramuntana.

Los elementos físicos fundamentales de la Serra son los siguientes:

  1. Un relieve abrupto, con un gradiente altitudinal hasta los 1.450 metros de altura, muy próximo al mar, formado por rocas calcáreas de gran dureza y sobre las cuales se despliega un modelado cárstico con torrentes, cañones y otras morfologías cársticas, más un sistema de fuentes y acuíferos con un régimen hídrico mediterráneo.
  2. Un clima marcado por la mediterraneidad, caracterizado por veranos secos y cálidos y los inviernos suaves, con un régimen de precipitaciones irregulares con una punta destacada en octubre, además de un gradiente pluviométrico entre una zona central más húmeda y unos extremos más áridos.
  3. Una vegetación de bosque mediterráneo en el que aparece el encinar (Quercion ilicis) como comunidad vegetal climàcica, sustituida en las zonas menos húmedas por una maquia de acebuche (Oleo ceratonion) termófila y muy corriente en todo el Mediterráneo, que coloniza aquellos espacios donde el encinar se ha degradado. El pino carrasco (Pinus halepensis) aparece como una especie individualizada muy abundante, ligada a la maquia.
  4. Una fauna silvestre abundante en endemismos y marcada por la doble insularidad que supone la presencia de una región biogeográfica montañosa relativamente aislada del resto del territorio de Mallorca, dentro de un espacio insular.

Así, los valores ambientales de la Serra de Tramuntana son especialmente notorios en lo que se refiere a la singularidad de sus formas de relieve-particularmente del cárstico-, la originalidad de sus comunidades vegetales, la presencia de taxones florísticos y faunísticos endémicos, raros o relictuales, y la diversidad ambiental de sus hábitats. En el caso de la flora, la Serra conserva 65 de los 97 endemismos descritos en el archipiélago balear, y 65 de las 68 plantas endémicas de la isla de Mallorca. Además, la Serra de Tramuntana ha constituido y todavía es una fuente de recursos para la sociedad mallorquina, ya que suministra no sólo productos agrarios, forestales y ganaderos, sino que lo hace también en forma de recursos hídricos.