• La conquista catalana y la época moderna (siglos XIII a XVIII) La conquista catalana y la época moderna (siglos XIII a XVIII)

    Una vez realizada la conquista por parte del rey Jaime I, las tierras de la Serra se repartieron entre los que participaron en la invasión y toma de la isla de Mallorca. El rey, sus caballeros y la Iglesia repartieron los antiguos distritos musulmanes e iniciaron nuevas formas de organización territorial y social. La situación fronteriza de la isla con el mundo musulmán obligó a los habitantes cristianos a establecer una red de fortificaciones en forma de torre [...]

    Leer más »

PAISAJE CULTURAL

/

Los siglos oscuros y la dominación musulmana (454 - 1.229)

PDF

El saqueo por parte de los vándalos de la isla de Mallorca (454) supuso el fin de la dominación romana de la isla y el inicio de un largo período en el cual poco o nada se conoce. La práctica desaparición de las dos ciudades romanas de la isla, y una disminución muy notable de la presión antrópica sobre el medio debido a la despoblación son los rasgos más significativos de este periodo.

únicamente se conoce, ya en el período preislámico, el uso de los castillos de montaña -posteriormente utilizados por musulmanes y catalanes- como centros del poder en la época, con los líderes pactaron inicialmente los musulmanes su presencia en la isla. Finalmente, la conquista musulmana del año 903 supuso el inicio de un nuevo período cultural que sí tuvo una consecuencia directa sobre el paisaje.

Al largo período islámico (902-1229) los diferentes territorios de la Serra de Tramuntana se dividen en una forma de distritos o Jûz, que a su vez incluyen unidades menores llamadas alquerías y rafals. Estos distritos se caracterizan por su estructura de base tribal, y por estar muy ligados a la actividad ganadera. El mismo origen de la palabra Jûz hace referencia a zonas habitadas por miembros tribales y generalmente dedicados a la ganadería.

Aunque hay pocos datos de la época de dominación islámica en la isla, en la Serra de Tramuntana quedan ciertos vestigios que denotan la importancia del aprovechamiento del agua y de la tierra. Durante la época musulmana se inicia el cultivo del olivo, especialmente en las montañas, con la construcción de los primeros márgenes y ciertos elementos constructivos auxiliares de abastecimiento, control y regulación hídrica (aljibes, acequias, norias, estanques y pozos), impulsados por el avance del regadío.

La huella que supone el periodo musulmán en la configuración del paisaje rural de la Serra de Tramuntana se hace patente en los textos de muy diversos autores, destacando el texto del geógrafo mallorquín Bartomeu Barceló: "La formación de los paisajes rurales en las islas se remonta a la dominación musulmana (903-1229) que acaba con la ocupación catalana, en la que se apropian de las nuevas tierras mediante el reparto de las antiguas Valencia y rafals musulmanes. [...] De esta manera, si la herencia musulmana se traduce en un hábitat disperso donde las posesiones tendrán un papel colonizador, la política de los nuevos gobernantes [los catalanes] tenderá a favorecer la concentración de la población en núcleos".

La conquista cristiano-catalana en el año 1229 provocó que muchos musulmanes indígenas se refugiaran precisamente en las montañas de la Serra de Tramuntana, sobre todo en su parte central, cerca del Puig Major. Los sarracenos, según las crónicas, ofrecieron durante unos años cierta resistencia a los nuevos invasores. De esta manera la comarca de la Serra actuó una vez más de territorio de frontera entre dos mundos.