• Núcleos urbanos Núcleos urbanos

    En la Serra de Tramuntana existen grandes núcleos urbanos como los de Sóller, Andratx y Pollença, hasta pequeñas aldeas como Orient, Ullaró, Biniaraix, Sa Calobra, Llucalcari, Biniarroi, Binibona o Binibassí, pasando por otros núcleos de gran valor arquitectónico como Fornalutx, Banyalbufar, Valldemossa, Estellencs o Deià. Estos dos últimos han sido declarados recientemente Bienes de Interés Cultural en la categor&iacut [...]

    Leer más »

PAISAJE CREADO

/

Patrimonio religioso

PDF

Cuando se conoce la Religiosidad tradicional de la sociedad mallorquina y la fuerte influencia de la Iglesia sobre ella, se entiende perfectamente que el patrimonio religioso que se conserva en el ámbito de la Serra de Tramuntana se numeroso y diverso. Los municipios que conforman la Serra de Tramuntana cuentan con numerosos edificios, elementos y espacios religiosos de cronología y estilos arquitectónicos diversos, que reflejan la conexión entre el territorio y la fe, como son las iglesias parroquiales y rurales, los monasterios y conventos religiosos, los oratorios y las Ermitas, las cruces de término y los vía crucis.

Mención especial merecen, por su singularidad y excepcionalidad, el Santuario de Lluc, un lugar de devoción y peregrinación de la comunidad cristiana de Mallorca, y un símbolo religioso y cívico cultural de la sociedad mallorquina y principal centro de peregrinación de toda la isla , y el conjunto de Miramar, fundado por Ramon Llull y posteriormente adquirido por el Archiduque Luis Salvador de Habsburgo-Lorena quien recuperó la memoria de Ramon Llull y el mensaje de respeto y disfrute de la naturaleza, mediante la construcción de numerosos caminos y miradores.

El patrimonio religioso de la Serra de Tramuntana está básicamente asociado con la cultura cristiana, que se implantó en la isla el año 1229, aunque se han identificado algunas evidencias arqueológicas de la época talayótica y de la época romana. Lamentablemente no se conservan en la comarca trazas de las etapas Paleocristiana, bizantina o islámica.

En el corazón de la Serra de Tramuntana, concretamente en el embalse del Gorg Blau (Escorca), se pueden contemplar algunas de las evidencias religiosas más antiguas de Mallorca: los Santuarios talayóticos de Almallutx, los cuales guardan aún muchas incógnitas sobre las creencias y prácticas religiosas de los primeros pobladores de la isla, pero constituyen una visita muy recomendable para el espléndido paisaje que les rodea.

El primer edificio que nos indica la conexión entre el territorio y la fe es la parroquia. Las parroquias tuvieron una función muy importante en aglutinar y cohesionar la población y se implantaron en el territorio a partir de la conquista cristiana, y el reparto territorial de la isla entre los nuevos pobladores. La mayor parte de los templos parroquiales existentes en los núcleos urbanos de la Serra de Tramuntana, presentan una arquitectura barroca propia de los siglos XVII y XVIII, aunque con elementos posteriores fruto de reformas realizadas posteriormente, en los siglos XIX y XX.

Los monasterios y conventos han tenido también una importante función como centros de enseñanza. En este sentido, además de centros de devoción y espiritualidad, estos monasterios y conventos fueron los lugares destinados a la enseñanza primaria de niños y niñas de Mallorca, hasta finales del siglo XIX o principios del siglo XX. Esta dependió, en muchas localidades, de los sacerdotes y de las monjas.

Cada una de las localidades de la Serra de Tramuntana, suele tener fuera del perímetro urbano un oratorio o ermita donde los feligreses acuden en determinados momentos del año a solicitar protección y apoyo.

Otros dos importantes elementos religiosos a destacar son las cruces de término y los vía crucis. Las cruces de término se sitúan a la entrada de los términos municipales urbanos, y tradicionalmente señalaban los límites de los municipios que separaban. Son elementos patrimoniales frecuentes en la Serra de Tramuntana. Se han inventariado cerca de 30 cruces-, que están protegidas por la ley como Bienes de Interés Cultural (BIC). Por otro lado, ciertos núcleos urbanos de la Serra de Tramuntana conservan pequeñas Capillas de fachada que tienen una función de vía crucis. Es reseñable el que recorre el barrio del Puig, en la localidad de Deià, compuesto por doce pequeñas Capillas enmarcadas cuadrangulares y construidas con Marès.

Las parroquias, conventos, oratorios y otros espacios religiosos de la Serra de Tramuntana acogen un importante y a menudo desconocido patrimonio mueble, especialmente retablos y tallas. Una mención especial merece el Museo de Lluc, en el que se puede visitar el Tesoro de la Virgen. Algunas de estas iglesias conservan sus órganos históricos, constituyendo la isla de Mallorca uno de los lugares de Europa con mayor densidad de este tipo de instrumentos musicales. Entre el conjunto de órganos declarados Bien de Interés Cultural (BIC), se encuentran los del convento de Santo Domingo de Pollença y el de la iglesia parroquial de Santa Maria del Camí.