• Patrimonio arqueológico Patrimonio arqueológico

    En el conjunto de los 20 municipios en los que se incluye la Serra de Tramuntana, según las fichas de inventario realizadas por el Gobierno de las Islas Baleares entre 1990 y 1995, se han localizado hasta 750 sitios arqueológicos, que pueden haber sido superados por los descubrimientos efectuados durante los últimos años. Sin embargo, las dificultades de acceso y la extensión del territorio considerado hacen difícil una catalogación exhaustiva, qu [...]

    Leer más »

PAISAJE CREADO

/

Patrimonio arqueológico

PDF

En el conjunto de los 20 municipios en los que se incluye la Serra de Tramuntana, según las fichas de inventario realizadas por el Gobierno de las Islas Baleares entre 1990 y 1995, se han localizado hasta 750 sitios arqueológicos, que pueden haber sido superados por los descubrimientos efectuados durante los últimos años. Sin embargo, las dificultades de acceso y la extensión del territorio considerado hacen difícil una catalogación exhaustiva, que sólo sería posible en el caso de una prospección completa y bien planificada.

Mediante el análisis de la bibliografía especializada se observa una concentración de las investigaciones arqueológicas en determinados yacimientos o áreas, como las de Valldemossa-Deià-Sóller, y Pollença y Calvià. En municipios como Estellencs, Selva o Mancor de la Vall casi no se han localizado lugares con restos arqueológicos. A la hora de citar los puntos detectados de mayor interés, y siguiendo un orden cronológico, es oportuno empezar mencionando la cova de Simó, en Sóller, la cual, de confirmarse las primeras dataciones, correspondería a una primera fase de poblamiento de Mallorca, al haber identificado en ella restos del poblamiento más antiguo de la isla, que se remonta a finales del tercer milenio aC. Parece, por tanto, que la Serra de Tramuntana habría sido uno de los escenarios del poblamiento de la isla desde sus orígenes. De esta misma época también sería el yacimiento del abric de Son Matge, en Valldemossa.

La población del siguiente período, conocido como Calcolítico, se encuentra en pequeños poblados de cabañas como el que se ha localizado en Son Olesa (Valldemossa), y en cuevas naturales y abrigos rocosos como el de la cova dels Morts de Son Gallard, en Deià. A partir del Bronce Antiguo, más conocido como pretalayótica o Navetiforme (1700-1300 aC) aparecen nuevas estructuras de vivienda, las navetiformes o navetas, llamadas así por tratarse de habitaciones en forma de nave invertida. Aparecen aisladas en el término de Calviá y en Fartàritx (Pollença), pero también aparecen agrupadas formando verdaderos poblados. Tal es el caso de los de Bòquer (Pollença), Femenia, Cals Reis (Escorca) i Son Olesa (Valldemossa). También, de este periodo se han identificado prácticas rituales asociadas a cuevas sepulcrales que pueden ser naturales, como la cova dels Morts de Lluc (Escorca), o excavadas en la roca, como el conjunto de cuevas de Sant Vicenç (Pollença).

En un tercer estadio hay que situar los yacimientos de la fase talayótica, entre los años 1000 y 123 aC, llamada así por la aparición de una nueva estructura arquitectónica: el talaiot, un monumento megalítico de planta circular o cuadrangular que encontramos aislado o formando poblados, no siempre fortificados. Son tan numerosos que cabe citar sólo algunos: los poblados de Son Ferrandell, Son Brondo, Can Fortuny, Són Quijada i Son Rul·lan, o los talaiots de sa Coma, sa Rota d´es Pou, es Verger y Pastoritx, entre muchos otros. Tampoco se pueden dejar de mencionar el santuario de Almallutx, el poblado y santuario de Son Mas, las murallas defensivas del Puig de ses Coves d´en Galileu y las del Castellot de s´Alqueria, así como los túmulos escalonados de Son Pacs y el Puig de sa Moneda. Hay que mencionar, por último, los elementos arqueológicos de la época romana, aun tratándose de restos más dispersos y poco frecuentes. Tal es el caso de la villa romana de Santa Ponça (Calvià), y de numerosos sitios arqueológicos de cerámica en superficie, como es el caso de Es Gall de Foc (Puigpunyent) o la lápida funeraria de Es Fornassos (Caimari, Selva).